Centro

Es conocido como el Valle de las Trompetas, por una leyenda que cuenta cómo cuatro españoles ascendieron hasta la cima de uno de los cerros de este municipio, para ahuyentar a los pobladores muiscas haciendo sonar sus trompetas, pues los indígenas desconocían estos sonidos. Turmequé es conocido también como la Cuna del Tejo, pues se dice que allí nació este deporte característico del altiplano cundiboyacense. Visita la iglesia principal en el parque central, donde encontrarás la colección pictórica del pintor Baltasar de Figueroa, y la plazoleta de la Virgen del Rosario, donde podrás apreciar la capilla en homenaje a la Virgen.

Disfruta de uno de los municipios más poblados del departamento, ubicado a 94 kilómetros de Tunja. Es uno de los destinos de turismo religioso más reconocidos del país pues miles de peregrinos veneran en la basílica de Nuestra Señora del Rosario la imagen de la Virgen de Chiquinquirá. Recorre sus calles con faroles y balcones de madera, compra como recuerdo artesanías en tagua, visita el Palacio de La Cultura Rómulo Rozo, donde funcionó la antigua estación del ferrocarril, y el parque Juan Pablo II, bautizado en homenaje al pontífice y a su visita a la ciudad en 1986.

A 77 kilómetros de Tunja y 15 de Villa de Leyva, encontrarás escenarios donde podrás practicar deportes extremos y de aventura como torrentismo, canyoning, exploración en cuevas y escalada, en lugares como la cueva del Hayal y de la Fábrica, el hoyo de la Romera, el paso del Ángel y la cascada de la Juetera. Este municipio también es conocido por sus cultivos de curuba y por su especialidad gastronómica: la fritanga que consiste en una preparación compuesta por pollo, carne de res, plátano maduro y papa criolla, la cual tendrás el gusto de probar cada domingo en la plaza principal.

El principal centro de cerámica artesanal del país es un imperdible de Boyacá. Al llegar a este lugar verás todo tipo de artesanías en arcilla y barro como tinajas, jarrones y el famoso caballito de Ráquira. En 1994 fue elegido como uno de los pueblos más bonitos del país, cualidad que puedes comprobar recorriendo sus calles, plazas y casas coloridas, casi todas dedicadas a la fabricación o venta de artesanías. En la plaza central admira las esculturas en homenaje al torbellino, género musical folclórico del departamento, y al cantautor Jorge Velosa, oriundo de esta región. También puedes visitar las cascadas del Chispiadero y del Anillo.

En este pueblo de estilo colonial, a 34 kilómetros de Tunja, podrás visitar el Valle de los Dinosaurios Gondava, parque temático dedicado a la naturaleza, la tecnología, la historia y la diversión, cuyos visitantes interactúan con las réplicas de 30 dinosaurios de 14 metros de altura, además de caminar por senderos naturales y disfrutar de un paseo en bote de remos por el lago. Visita también la plaza principal, rodeada de variedad de restaurantes que ofrecen el plato típico de la región: la gallina criolla.

Disfruta de La Tomatina en el mes de junio, una fiesta popular que se celebra durante la época de cosecha de tomates en la cual los participantes se lanzan entre sí este fruto. Durante tu visita aprovecha para degustar la sabrosa longaniza, producto insignia de este pueblo y razón por la cual hay una gran variedad de restaurantes para degustarla durante todo el año. Conoce algunos de los atractivos naturales de Sutamarchán como el salto de Ermitaño, una cascada de aguas limpísimas en la quebrada Rivera, y El Juraco del Diablo, donde encontrarás una cueva con olor a azufre.

Recorre las calles empedradas de este mágico municipio colonial, en las que encontrarás hermosos parques, antiguas iglesias en excelente estado de conservación, restaurantes de autor y encantadores hoteles. En el casco urbano visita las casas museo Antonio Ricaurte y Antonio Nariño, para adentrarte en las historias de los próceres de la independencia del país; también las iglesias El Carmen y la Parroquial, así como la Casa Quintero, donde encontrarás gran variedad de restaurantes y locales artesanales.

En los alrededores podrás disfrutar lugares encantadores para realizar actividades de ecoturismo como el parque ecológico La Periquera, que cuenta con cascadas y piscinas naturales, y los pozos azules, pequeñas lagunas de un color azul muy intenso, debido a los componentes minerales del agua. Recorre el museo del Fósil y el Observatorio Astronómico de Zaquencipa, que consiste en varios monolitos de hasta 1.80 metros de altura.

Explora también la casa Terracota, la más grande del mundo elaborada en cerámica de barro. Y un consejo: no te vayas de este municipio sin antes haber realizado actividades de aventura como bungee jumping, rápel, paintball, escalada, ciclomontañismo y cuatrimoto. Info. Colombian Highlands Tours Dir. Av. cr. 10 # 21, finca Renacer Tel. (8) 732 1201 Cel. 311 308 3739.

Este Santuario de Fauna y Flora, en la jurisdicción de los municipios de Villa de Leyva, Chíquiza y Arcabuco, es ideal para los apasionados por las actividades de ecoturismo, ya que allí podrás realizar caminatas por senderos empedrados mientras observas perdices, pavas y tucanes verdes, entre otras aves; además de zorros, venados y monos que habitan en las 6.750 hectáreas de este bosque andino. Si deseas visitar el parque debes hacer una reserva con 24 horas de anticipación. Allí podrás disfrutar de los servicios de alojamiento, camping y restaurante. Info. Naturar-Iguaque Cel. 312 585 9892, 318 595 5643 Pw www.naturariguaquesp.weebly.com

La Ciudad Dulce de Colombia, con sus finos bocadillos, panelitas, jaleas y demás derivados de la guayaba, es uno de los sitios que hay que visitar en el departamento. No solo por sus manjares sino por la tranquila y agradable experiencia que puedes vivir en el salto del Zorro, una imponente caída de agua de 4 metros de altura que termina en un increíble pozo de agua cristalina. No te pierdas la quebrada La Sicha, de agua transparente y rodeada de un agradable paisaje natural, ideal para realizar recorridos ecológicos. Si deseas descansar con todas las comodidades, disfruta del Centro Recreacional Comfaboy Moniquirá que te ofrece alojamiento en cabañas, zonas de camping, piscina y escenarios deportivos.

Los balones de fútbol cosidos a mano son la especialidad de este municipio, en donde hay más de 20 fábricas dedicadas a su elaboración, en las que principalmente trabajan mujeres, con una técnica manual que data de 1930. Además, este poblado situado en medio de un páramo es una verdadera joya patrimonial con hermosas edificaciones.

Visita la plaza principal, donde se erigen los monumentos al padre Alonso Ojeda Soto y al minero del carbón; el museo de Arte religioso, en el que puedes admirar sus 130 pinturas, utensilios y prendas del antiguo convento de los franciscanos. Transita por el puente de Calicanto, construido en piedra por los españoles sobre el río Morro y declarado Monumento Nacional en 1975.

Aprecia la basílica menor de Nuestra Señora de Monguí y la capilla de San Antonio de Padua, donde se venera a este santo que lleva al Niño Jesús en brazos. En los alrededores conoce el páramo de Ocetá, que cuenta con hermosos paisajes en donde sobresalen los frailejones, líquenes y musgos.