Pueblos Patrimonio

Esta iniciativa creada por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, recoge los 17 municipios a nivel nacional que por su inmenso valor histórico, arquitectónico y cultural, integran la lista de Bienes de Interés Cultural Nacional y merecen ser impulsados como destinos turísticos de cabecera. 

Con el Bicentenario recordamos la importancia de aquellos lugares relacionados con la resistencia de la población civil, que ya como antecedente se organizaba manifestando su descontento hacia la Corona. Es por esto que en el departamento de Santander se mantiene viva en la memoria la valentía de sus pobladores, especialmente en El Socorro, donde en 1781 se desató la revolución de los comuneros. Por su parte, San Juan de Girón y Barichara, por su estilo arquitectónico, sus calles empedradas y edificaciones en bahareque, remiten al pasado colonial. 

Ya en el Norte de Santander, en La Playa de Belén sobresalen blancas fachadas con balcones de tonos tierra, que permanecen invariables y encantan a quienes transitan por allí. Este paisaje antecede al Área Única Natural Los Estoraques, donde las estructuras naturales fruto de la erosión contrastan con el follaje y las rocas a su alrededor.

Por su parte Guaduas, ubicado en el departamento de Cundinamarca, tiene una estrecha relación con la gesta de la Independencia. De hecho, en su plaza está el monumento a la heroína nacional Policarpa Salavarrieta, “La Pola”, y su sector histórico es considerado Monumento Nacional.

Monguí y Villa de Leyva, en Boyacá, mantienen sus edificaciones inmaculadas que contrastan con hermosos lugares naturales que complementan la experiencia del viajero. Mientras tanto Honda, ubicada en Tolima, conserva icónicas y bellas edificaciones pues durante la Colonia era punto de comunicación por su Camino Real entre la Costa Caribe y la capital del Virreinato. 

Los municipios de Salamina y Aguadas, en el departamento de Caldas, y los de Santa Fe de Antioquia, Jardín y Jericó, en Antioquia, conservan sus edificaciones con balcones floridos y techos con teja de barro, templos católicos que reflejan su tradición religiosa y cafetales que han definido la identidad cultural de esta región. Guadalajara de Buga, población del Valle del Cauca, es destino de peregrinación nacional por la basílica menor del Señor de los Milagros y endulza a quienes la visitan con preparaciones típicas derivadas de la caña de azúcar.Finalmente, hacia la costa Caribe, el realismo mágico de Gabriel García Márquez permanece en Ciénaga, Magdalena que inspiró su origen; mientras que en Santa Cruz de Lorica, departamento de Córdoba, se conserva el aporte arquitectónico de la inmigración sirio-libanesa, y en Santa Cruz de Mompox, en el sur de Bolívar, se recoge la tradición de fe católica, el trabajo artesanal de la filigrana y los atractivos naturales de la depresión Momposina.