Buenaventura

Su territorio, que se distribuye en área continental y otra insular, permite entrar en contacto con paisajes en los que la exuberante naturaleza del Pacífico se aprecia en todo su esplendor. La actividad del puerto de Buenaventura ha convertido esta población en uno de los mayores corredores comerciales del país, mientras que el muelle turístico, por su parte, conecta la zona continental con maravillosos parajes como Juanchaco y Ladrilleros, a los que podrá arribar tras algunos minutos de navegación en pequeñas embarcaciones. Disfruta en sus playas del atardecer y la brisa del mar, la oferta gastronómica y los ritmos típicos del Pacífico, patrimonio cultural de la comunidad afrodescendiente, que ha habitado tradicionalmente este lugar.

¿Qué visitar?
La riqueza natural es maravillosa en la zona rural de Buenaventura, en el camino que comunica la ciudad con la capital del Valle del Cauca. En el corregimiento de Córdoba encontrarás la Reserva Natural San Cipriano, donde podrás realizar actividades ecoturísticas y degustar recetas autóctonas, preparadas por los locales.

Los manglares, por su parte, constituyen otro de los grandes atractivos que podrás apreciar durante tu paso por los cuerpos de agua. El bello entorno que caracteriza los pasos de agua calma que discurren entre los mangles y las piscinas que estos crean, son espacios propicios para avistar la fauna de estos ecosistemas. Entre los más destacados encontrarás los manglares Esteros, Dulce Amor y de Morgan, a los que se accede desde Magüipi, cerca de la playa San Pedro.

Las playas son una excelente opción para quienes buscan descansar y departir, mientras disfrutan del sonido del mar. Algunas están en los sectores de Bocana y Piangüita, a unos treinta minutos en lancha desde el muelle, mientras que las de Chucheros, Juanchaco y Ladrilleros distan aproximadamente una hora de este. En estas playas encontrarás música, oferta gastronómica a base de frutos del mar y la posibilidad de practicar deportes acuáticos, además de piscinas naturales creadas por la cascada Las Sierpes en el área selvática de Juanchaco y la cascada Chuchero, de 10 m de altura, en la playa del mismo nombre.

No olvides visitar el PNN Uramba Bahía Málaga, donde, además de recorrer áreas selváticas, manglares y navegar en territorio marítimo, tendrás la oportunidad de avistar ballenas jorobadas en el segundo semestre del año, mientras estas realizan su recorrido en dirección al norte hasta llegar a las costas chocoanas, en busca de aguas cálidas para su proceso de apareamiento y cría.