Tadó

Fundado en 1533 por la comunidad franciscana, constituye un lugar de gran importancia para la tradición católica. La imponente catedral de San José de Tadó, reconocida como tal por el papa Juan Pablo II, está ubicada a un costado del parque principal, donde sus habitantes se reúnen para compartir por ser un lugar tranquilo para descansar. A 15 km del casco urbano visita Raspadura, sitio de peregrinaje nacional e internacional de adoración al Santo Ecce Homo en época de Semana Santa. Igualmente, ve al balneario de Mungarrá, uno de los corregimientos más bellos de Tadó, por sus playas, la variedad de su fauna y sus tranquilas aguas cristalinas. También puedes hacer un recorrido a Playa de Oro, uno de los lugares preferidos por sus habitantes, debido a la privilegiada vista del río San Juan.