San Francisco

Fundado en 1857, este es uno de los destinos más cautivadores del departamento por su importante legado arqueológico, en el que se destaca el petroglifo de “las caras cuadradas” en la vereda de San Miguel. Es un lugar para disfrutar de la naturaleza, mientras recorres sus senderos y veredas en los que el clima se va haciendo más fresco a medida que avanzas hacia las afueras, en la parte alta. Durante tu estadía podrás hospedarte en cabañas, casas campestres o fincas de recreo, además de deleitarte con los platos típicos de la región.