Punta Gallinas

El camino hasta el poblado más septentrional de Colombia no es corto ni fácil, pero sin duda vale cada segundo. Cuando se llega a este caserío congelado en el tiempo, los ojos no pueden creer la amplia variedad de azules del mar o de colores tierra del desierto. Este asombro inicial se ve superado cuando en los días posteriores se visitan las dunas de Taroa. Además, después de una larga caminata por el desierto, la frescura del mar se puede disfrutar en bahía Hondita, donde descansan bandadas de flamencos rosados. Otra espectacular playa es la de bahía Honda. Es recomendable visitar Punta Gallinas por vía terrestre con un guía autorizado, pues por vía marítima aún no existen las condiciones de seguridad necesarias. Información Kaishi Ecotravel celular 311 429 6315 PW www.kaishitravel.com