Fuerte de San Felipe de Barajas

Ubicada sobre la colina de San Lázaro, esta fortificación constituía un estratégico punto de vigilancia y resistencia militar desde el cual se repelían los ataques de los franceses e ingleses que intentaban hacerse con el control de la ciudad, entre ellos el almirante inglés Edward Vernon, cuyo último ataque ocurrió en 1741, siendo el postrero asalto pirata. Entre 1762 y 1769 se hicieron adecuaciones a la infraestructura con la intención de hacerla todavía más resistente, dotándola de nuevas baterías, cañones y canales internos de comunicación.

El complejo de caminos, túneles, aljibes y trampas que conforman el fuerte, así como su coraza exterior, constituyen la obra de ingeniería que mereció ser incluida en el listado de bienes de interés cultural de Colombia y que la Unesco la calificara como Patrimonio de la Humanidad. Dirección Av. Pedro de Heredia con av. Antonio Arévalo