Institución Educativa María Inmaculada

Fundado por las hermanas capuchinas en 1932, este colegio sobresale por su arquitectura tradicional isleña, construido con madera pintada de colores claros y con amplios balcones. Es la única edificación de la isla que sobrevivió al fuerte huracán de 1940 y fue declarado Bien de Interés Cultural de la Nación. Continúa funcionando como escuela femenina de estudios primarios y sirve de vivienda para las religiosas de la congregación capuchina.