La Guajira

Los festejos emprendidos por esta comunidad, buscan preservar la cultura y tradición del pueblo wayúu en el municipio de Uribia, considerado Capital Indígena de Colombia. Dentro del festival se llevan a cabo diferentes actividades que resaltan las costumbres de la Alta Guajira como juegos autóctonos, desfiles y la muestra artesanal, folclórica y  gastronómica, donde podrá encontrar comidas típicas como el friche.

Esta preparación, a base de carne de chivo asado y frito, es una de las más representativas de la celebración. Con la degustación de este plato, preferiblemente hecho sobre leña, usted podrá adentrarse en la gama de sabores y saberes de las recetas culinarias y los conocimientos ancestrales de esta comunidad indígena.

El evento es un homenaje a la música vallenata, en una de los territorios donde más se escucha este ritmo. Sus más talentosos intérpretes son premiados en las categorías de mejor cantante, mejor acordeonero, mejor agrupación y mejor canción inédita; también se le da visibilidad a los nuevos talentos en el concurso de Francisco el Hombre Juvenil.

Asistiendo a esta fiesta, usted tendrá la oportunidad de pedir un buen plato de arroz de camarón seco, una de las preparaciones más representativas de la gastronomía local, debido a la abundante presencia de estos crustáceos en las costas de La Guajira. Deléitese con este platillo cargado de todo el sabor de este fruto del mar. www.festivalfranciscoelhombre.com

Como su nombre lo indica, los protagonistas de este santuario natural son los flamencos, que se alinean sobre las lagunas, de modo que su particular color rosado contrasta con las distintas tonalidades de azul del agua y el cielo. Los visitantes pueden observarlos de cerca, en un placentero recorrido en cayucos (botes artesanales indígenas). Además de los flamencos, en el santuario hay una gran diversidad de especies de aves y tortugas, que lo convierten en un destino único. Esta reserva se encuentra ubicada en el corregimiento de Camarones, a tan solo 20 minutos de Riohacha. Teléfono (5) 728 2636

En el límite con el departamento del Magdalena se encuentra este corregimiento que, contrario a los demás destinos de la Guajira, desérticos, resalta por su vegetación frondosa. Además, su gran variedad de fuentes hídricas como el río Palomino, la quebrada Valencia, el río San Salvador y el mar Caribe, lo han convertido en los últimos años en uno de los destinos preferidos por los viajeros jóvenes o “mochileros”. Debido a esto hay una gran variedad de hostales, desde los más lujosos a los más bohemios, y se realizan diversos festivales culturales con las mejores bandas de la escena musical colombiana. Sumado a esto, se pueden realizar actividades como surf, kayak y tubbing, actividad que consiste en lanzarse en neumáticos por el río. Se recomienda tener especial cuidado con la corriente del mar.

Lo que hace muchos años era una ranchería indígena a orillas del mar se ha convertido en uno de los destinos más visitados del departamento. Debido a esta transformación, ahora hay una gran variedad de hoteles de estilo rústico que conservan la arquitectura tradicional wayúu. Muchos de ellos ofrecen las típicas enramadas frente al mar, con chinchorros para descansar mientras cae el atardecer y salen las primeras estrellas. La marea de la playa principal se caracteriza por su tranquilidad, ideal para bañarse con niños pequeños. Se trata sin lugar a dudas del destino predilecto para personas que quieren desconectarse del ruido, pues es muy fácil alejarse de la muchedumbre e ir a caminar en medio del desierto para conectar con esta tierra sagrada, llamada Jepira en dialecto wayuunaiki.

Desde la cima de este cerro rocoso se puede tener una magnífica vista del desierto y el mar a la altura del cabo de la Vela. El ascenso puede tardar unos 20 minutos aproximadamente y es un poco empinada, así que se recomienda llevar zapatos apropiados para caminar y realizarla temprano en la mañana. Junto al cerro hay una playa paradisíaca, ideal para pasar el día descansando junto a un mar cristalino. Para acceder a este destino se puede caminar desde Cabo de la Vela, a una hora aproximadamente, o ir en carro. Se recomienda llevar provisiones de bebida y alimento. Este es un atractivo imperdible para los visitantes del cabo de la Vela.

Por su ubicación estratégica, esta ciudad ha sido siempre un importante enclave comercial debido a la herencia de la colonia libanesa y su cercanía con Venezuela. Allí se pueden conseguir todo tipo de productos a precios bajos, aunque el comercio pueda tender a ser un poco caótico. Para los viajeros es en la mayoría de los casos un lugar de paso, con una parada obligada en la Mezquita Omar Ibn Al-Jattab, la más grande de Colombia y una de las más importantes de América Latina. Esta construcción sobresale por su gran tamaño (puede albergar hasta mil personas), su imponente minarete de 31 metros de altura y sus paredes de mármol. Su interior está compuesto por las salas de oración y el mimbar, además de una gran cúpula. La policromía del interior y la luz que entra por los vitrales, acentúan la atmósfera sagrada de impresionante templo. Dirección Cr. 7 # 11-10

Ubicada en el extremo norte de la serranía del Perijá, esta reserva es un verdadero oasis en medio del desierto, con refrescantes cascadas y quebradas. Se trata de un biodiverso ecosistema de 8.484 hectáreas de bosque seco tropical con alrededor de 200 especies de plantas, 164 de aves y 35 de mamíferos, además de una gran variedad de especies de anfibios y reptiles. Dentro de las aves endémicas y amenazadas que habitan en la reserva sobresalen la guacamaya verde, la tangara, la perdiz y la paloma cardonera. Para visitar este destino es necesario pasar por el corregimiento de Carraipía en Maicao, en donde se pueden contactar a un guía autorizado. Información Armando Acevedo celular 314 506 6547 PW www.corpoguajira.gov.co

Manaure es famoso por tener las salinas marítimas más importantes del país. Además de su importante valor económico, son reconocidas por su interesante proceso artesanal de extracción de la sal. Las piscinas de evaporación en donde se procesa este mineral, brillan con colores rosa y violeta tornasolados. En el vecino corregimiento de El Pájaro se pueden encontrar también extensas playas, que no tienen mucha infraestructura turística y en temporada baja no suelen ser muy concurridas.

La capital indígena de La Guajira es uno de los municipios más importantes del departamento y sobresale por la fabricación de artesanías. Por su ubicación estratégica, los viajeros que quieren adentrarse en el desierto deben detenerse allí porque encuentran alojamiento y provisiones. Uno de los eventos más emblemáticos de Uribia es el Festival de La Cultura Wayúu, en el cual se realiza un encuentro entre los Guardianes de la Palabra, es decir, los principales líderes indígenas, y se programan actividades como el desfile folclórico, la franja de la interculturalidad y el concurso de la Majayut de Oro.