La Guajira

Los festejos emprendidos por esta comunidad, buscan preservar la cultura y tradición del pueblo wayúu en el municipio de Uribia, considerado Capital Indígena de Colombia. Dentro del festival se llevan a cabo diferentes actividades que resaltan las costumbres de la Alta Guajira como juegos autóctonos, desfiles y la muestra artesanal, folclórica y  gastronómica, donde podrá encontrar comidas típicas como el friche.

Esta preparación, a base de carne de chivo asado y frito, es una de las más representativas de la celebración. Con la degustación de este plato, preferiblemente hecho sobre leña, usted podrá adentrarse en la gama de sabores y saberes de las recetas culinarias y los conocimientos ancestrales de esta comunidad indígena.

El evento es un homenaje a la música vallenata, en una de los territorios donde más se escucha este ritmo. Sus más talentosos intérpretes son premiados en las categorías de mejor cantante, mejor acordeonero, mejor agrupación y mejor canción inédita; también se le da visibilidad a los nuevos talentos en el concurso de Francisco el Hombre Juvenil.

Asistiendo a esta fiesta, usted tendrá la oportunidad de pedir un buen plato de arroz de camarón seco, una de las preparaciones más representativas de la gastronomía local, debido a la abundante presencia de estos crustáceos en las costas de La Guajira. Deléitese con este platillo cargado de todo el sabor de este fruto del mar. www.festivalfranciscoelhombre.com

El camino hasta el poblado más septentrional de Colombia no es corto ni fácil, pero sin duda vale cada segundo. Cuando se llega a este caserío congelado en el tiempo, los ojos no pueden creer la amplia variedad de azules del mar o de colores tierra del desierto. Este asombro inicial se ve superado cuando en los días posteriores se visitan las dunas de Taroa. Además, después de una larga caminata por el desierto, la frescura del mar se puede disfrutar en bahía Hondita, donde descansan bandadas de flamencos rosados. Otra espectacular playa es la de bahía Honda. Es recomendable visitar Punta Gallinas por vía terrestre con un guía autorizado, pues por vía marítima aún no existen las condiciones de seguridad necesarias. Información Kaishi Ecotravel celular 311 429 6315 PW www.kaishitravel.com

En medio del árido desierto surge este oasis natural de 25.000 hectáreas, considerado una isla biogeográfica, con 20 especies endémicas de flora y fauna, especialmente de aves, por lo que ha sido declarado un Área de Importancia para la Conservación de Aves (AICA). Esta exótica reserva sobresale por la presencia del bosque enano nublado perennifolio, similar al que se encuentra en las zonas de páramo, pero a tan solo a 750 m.s.n.m. Para llegar hasta allí es necesario viajar en un vehículo de doble tracción y contar con la guía de un experto. Para acceder también es necesario tener el acompañamiento de un guía autorizado. Información Operador turístico Kaishi Ecotravel celular 311 429 6315 | Información Parques Nacionales Naturales Teléfono (1) 353 2400 ext. 3011 PW www.parquesnacionales.gov.co

Una de las actividades más interesantes de la región es visitar las rancherías indígenas con vocación etnoturística, que reciben a los visitantes durante el día y les preparan actividades como danzas tradicionales, platos típicos y muestras de artesanías. Además les transmiten, a través de charlas, algunos conceptos básicos de la cosmovisión wayúu para comprender la importancia de la palabra, el carácter matrilineal de la cultura, el rito de paso de la mujer y el rol de las visiones otorgadas a través de los sueños. Algunas de las rancherías más importantes, que están abiertas a visitas turísticas, se encuentran ubicadas cerca a Riohacha, Manaure y el corregimiento de Camarones.

Uno de los planes estrella del departamento es la observación de aves en los impresionantes parajes naturales que combinan los paisajes de mar, desierto y montaña. Se recomienda realizar una ruta especializada, con una duración de cuatro días y tres noches, en la que se pueden observar algunas especies como la guacharaca en el SFF Los Flamencos, el chamisero en la serranía del Perijá, la pava negra en los Montes de Oca y las gaviotas en Palomino; además de otras especies como el flamenco rosado y el ruiseñor guajiro, esta última endémica del departamento. Información History Travelers Dirección Cl. 9 # 3-52 celular 310 277 1745 teléfono (5) 728 0236 PW www.historytravelers.co

Como su nombre lo indica, los protagonistas de este santuario natural son los flamencos, que se alinean sobre las lagunas, de modo que su particular color rosado contrasta con las distintas tonalidades de azul del agua y el cielo. Los visitantes pueden observarlos de cerca, en un placentero recorrido en cayucos (botes artesanales indígenas). Además de los flamencos, en el santuario hay una gran diversidad de especies de aves y tortugas, que lo convierten en un destino único. Esta reserva se encuentra ubicada en el corregimiento de Camarones, a tan solo 20 minutos de Riohacha. Teléfono (5) 728 2636

En el límite con el departamento del Magdalena se encuentra este corregimiento que, contrario a los demás destinos de la Guajira, desérticos, resalta por su vegetación frondosa. Además, su gran variedad de fuentes hídricas como el río Palomino, la quebrada Valencia, el río San Salvador y el mar Caribe, lo han convertido en los últimos años en uno de los destinos preferidos por los viajeros jóvenes o “mochileros”. Debido a esto hay una gran variedad de hostales, desde los más lujosos a los más bohemios, y se realizan diversos festivales culturales con las mejores bandas de la escena musical colombiana. Sumado a esto, se pueden realizar actividades como surf, kayak y tubbing, actividad que consiste en lanzarse en neumáticos por el río. Se recomienda tener especial cuidado con la corriente del mar.

Lo que hace muchos años era una ranchería indígena a orillas del mar se ha convertido en uno de los destinos más visitados del departamento. Debido a esta transformación, ahora hay una gran variedad de hoteles de estilo rústico que conservan la arquitectura tradicional wayúu. Muchos de ellos ofrecen las típicas enramadas frente al mar, con chinchorros para descansar mientras cae el atardecer y salen las primeras estrellas. La marea de la playa principal se caracteriza por su tranquilidad, ideal para bañarse con niños pequeños. Se trata sin lugar a dudas del destino predilecto para personas que quieren desconectarse del ruido, pues es muy fácil alejarse de la muchedumbre e ir a caminar en medio del desierto para conectar con esta tierra sagrada, llamada Jepira en dialecto wayuunaiki.

Desde la cima de este cerro rocoso se puede tener una magnífica vista del desierto y el mar a la altura del cabo de la Vela. El ascenso puede tardar unos 20 minutos aproximadamente y es un poco empinada, así que se recomienda llevar zapatos apropiados para caminar y realizarla temprano en la mañana. Junto al cerro hay una playa paradisíaca, ideal para pasar el día descansando junto a un mar cristalino. Para acceder a este destino se puede caminar desde Cabo de la Vela, a una hora aproximadamente, o ir en carro. Se recomienda llevar provisiones de bebida y alimento. Este es un atractivo imperdible para los visitantes del cabo de la Vela.